• Marcos Carrillo #37 Col Vista Alegre C.P 06860 Del. Cuauhtemoc, CDMX
  • 55 7574 5507 y 55 5741 5622
  • Marcos Carrillo #37 Col Vista Alegre C.P 06860 Del. Cuauhtemoc, CDMX
  • 55 7574 5507 y 55 5741 5622

Formación Política

Formación política y capacitación

De la formación política, social, económica y cultural

Esta es una redacción que pretende ser un documento básico y fundamento de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesino –José Dolores López Domínguez. Es pieza clave para poder llevar a cabo la formación política, debatir los términos, conceptos y prácticas sociales y políticas dotando de sentido sus contenidos y su devenir histórico. Esto dentro de un análisis de los diversos contextos que los problemas del campo, las nuevas tecnologías, las vanguardias de movimientos sociales en América Latina y el mundo van exigiendo de los liderazgos sociales y políticos dentro de una Organización.

Se desarrollan también las líneas en relación con otros temas dentro de la CIOAC-JDLD como son el de organización, desarrollo productivo en relación a la capacitación y formación política. Es decir, cómo se articula el esfuerzo de una nueva forma de organización política en beneficio de las clases más pobres en México y el mundo, así como la articulación con otros movimientos y organizaciones sociales en América Latina.

Por último se genera una propuesta temática y de prácticas que todo miembro de la organización debe conocer y practicar para la conformación de modelos de desarrollo alternativos al capitalismo y a los modelos económicos que imperan en nuestras sociedades actuales.

Las personas incorporadas a las CIOAC-JDLD deben conocer su historia de lucha, sus antecedentes organizativos y sus referentes ideológicos con los que se afilia, esto con la finalidad de tener afiliados concientes de su historia, su presente y su porvenir.  En esta Nueva Etapa buscamos una historia que continúe con los valores humanos y rompa con los vicios políticos de enriquecimiento para ahora hacer un país más justo y con equitativa repartición de las riquezas. También pugnamos porque la CIOAC-JDLD haga su propia historia de la mano de otros movimientos y organizaciones encontrando los tres grandes valores promovidos: democracia, libertad y justicia.

Formación Política

La política en la actualidad está mal interpretada y, por ende, mal practicada. Pudiéramos remontarnos a épocas muy pasadas para ver el sentido de la política en los griegos y en las prácticas políticas de los pueblos originarios como los mayas o los aztecas. Podremos observar que el sentido de la política era inseparable de la comunidad, de la construcción de “ciudad” dentro del bien común, es decir, de todos y todas. La polis se construía en miradas colectivas y en diálogo constante. Entre los mayas sigue siendo el sentido del nosotros y en beneficio de todos. Es el mismo sentido que las diferentes culturas tenían de la política. Obviamente, esta práctica colectiva iba encaminada a erigir una civilización de valores y formas de actuar en el mundo de manera respetuosa, justa y equitativa.

Es en la entrada de la época moderna que la política toma el sentido de poder, de lo que conocemos como relaciones de poder, es decir, la política se sirve de las personas para acumular capital. Se va articulando en beneficio de grupos muy concretos y va diseñando a la vez su estructura económica y su monopolio de la violencia para soportar la ideología dominante liberal, contractualista, hoy llamada neoliberal. Aparece el Estado como un espacio profesional para “los políticos”, desarticulando y gastando las capacidades de las personas en el sentido del constructor de la polis. El ser humano común y corriente es ahora quien vive el mundo ya diseñado bajo políticas económicas implementadas y modos de producción determinados por la explotación del trabajo y el tiempo.

Es donde la política se orienta a estructurar las formas económicas del capitalismo y a funcionar dentro de un sistema de sobre explotación. La política se reduce en la actualidad a la profesión de la administración del estado, deslegitimizando la participación social y negando los derechos constitucionales de soberanía del pueblo.

La posición política que se requiere actualmente es la de la participación, la ciudadanía debe ser partícipe de las Políticas Públicas, de apoderarse de los Partidos Políticos, de los espacios de diálogo dejando de lado la corrupción de la política ya que esto hace que la gente decente y honesta decida no participar, entonces ¿Quién sí debe participar en la política? Pues desde esa perspectiva participan  los deshonestos, los egoístas y después sufren aquellos que dijeron “yo no le entro a la política porque es corrupta”, generando entonces situaciones indeseables.  Si no participamos habrá consecuencias, como aquellas de las cuales permanentemente todo mundo se queja.

Para que una sociedad deba ser feliz debe, por lo menos, satisfacer sus necesidades económicas, políticas, sociales y culturales; por ejemplo, no debe haber hambre, se debe tener acceso a vestido, tener un hogar digno, tener educación, tener los bienes, pero no solo los bienes objetivos y materiales, sino también aquellos que le brindan dignidad, razón principal que podría tener alguien para dedicarse a la política y hacer el bien común, éticamente responsable.

Un tipo de políticos que hoy conocemos como actores de la política se meten en ella para enriquecer sus bolsillos y la de sus amigos o familiares y ese se convierte en el verdadero problema de nuestras sociedades. Cuando llegan al “puesto” se guardan para sí mismos los recursos que se consiguieron entre todos; porque su fin, en todo momento, fue la riqueza económica personal y no la riqueza emocional, general que conlleva trabajar por la función ya mencionada, es decir, trabajar para lo público y no servirse de lo público; buscan también ser aplaudidos, o ejercer el “poder” como líder al que todo mundo admira, dejando de lado el objetivo principal de la política, el bien común.

Es aquí donde la CIOAC-JDLD genera la alternativa para dotar de herramientas de lucha al campesino y grupos subalternos, mujeres, jóvenes, excluidos y personas en extrema pobreza y que ellos mismos reclamen los derechos a los que todos los habitantes de este mundo, país, nación y región tienen.

La formación que se pretende llevar dentro de esta organización es con miras a generar participación social, política y económica dentro de sujetos concientes y empoderados en la realidad que se padece. Esto no quiere decir que se generará una propuesta de uniformación política, una hegemonía de ideas ni un imperio de imposiciones ideológicas.

Hablar de la  formación en esta  nueva etapa, es hablar de los temas, además de los específicamente políticos, así como los sociales, culturales, y desde luego los económicos.

Se propone un Instituto de Formación Política que se denomine “José Dolores López Domínguez” donde se vayan formando líderes con capacidad de transformación de la realidad mexicana, latinoamericana y mundial siempre dentro del marco de los valores propuestos por esta organización: democracia, libertad y justicia.

Los procesos sociales a nivel nacional e internacional y que estarán marcando las iniciativas ciudadanas para las próximas décadas van más allá del ámbito estrictamente económico y político, trascienden esos niveles, ubicándose en temas de tipo cultural,  social y  económico dentro del llamado colonialismo interno o incrustando una política de descolonización mental e histórica.

No habrá cambios profundos en la sociedad en las próximas fechas, lustros y décadas si no se escuchan las voces de aquellos actores que no necesariamente aspiran a tener el “poder”, sino que aspiran solamente a ser escuchados para la defensa de sus derechos, por ejemplo las mujeres. Las mujeres luchan en todos los ámbitos, también en la lucha por ser representadas y ser representantes de sus intereses, pero esa lucha es profundamente cultural en sus raíces, porque vienen de la pelea por la defensa de sus derechos de manera transversal en la cultura. No es en ese sentido una lucha específicamente económica, es una lucha cultural inter y transdisciplinaria.

Las luchas raciales en Europa y los Estados Unidos de Norteamérica o, específicamente en México, no son solo luchas económicas para que haya crecimiento, empleos, que no haya inflación etc. o sociales por ejemplo por mejoras salariales, mejores horarios de trabajo, prestaciones etc. Las luchas raciales, son luchas asociadas a la discriminación, como por ejemplo, en México la lucha de las mujeres reprimidas por el sólo hecho de ser mujeres e indígenas.

La clave de los movimientos sociales en México, América Latina y el Mundo son cruciales en el análisis de la formación económica, social, política y cultural en esta Nueva Etapa porque el capitalismo en la etapa del neoliberalismo a la par que entierra al sindicalismo como el enemigo de las grandes empresas, se desprende del corporativismo y la sociedad  civil con sus  clases, subclases, grupos y agentes o nuevos sujetos, de jóvenes, mujeres, indígenas, campesinos, clase obrera etc., emerge a partir de los movimientos como los espacios para la defensa y la resistencia.

La CIOAC-JDLD por eso establece en sus estatutos que se conforma de jóvenes, mujeres, obreros, campesinos, jornaleros y otras clases, estableciendo la defensa de sus derechos, porque está consciente de que los procesos en el ámbito político y de la política y la transformación social vendrá de la convergencia de esas aspiraciones y de asumir un papel protagónico en la política.

Por ello se fortalecerá la diferencia cultural y de ideas dentro de un horizonte de pluralidades ideológicas siempre con la mirada ética del cuidado de la vida y del Otro, la vigencia de los valores de solidaridad y el respeto y la conformación de un mundo donde se genere colectivamente la democracia, la libertad y la justicia de nuestros pueblos y comunidades.

La formación política está orientada al diálogo y a la diferencia de ideas, al análisis de situaciones y acontecimientos de la historia, el presente y perspectivas del futuro. En este espacio de diálogo se pretende generar prácticas cotidianas para la constitución de un país justo y plural, de alternativas construidas desde la colectividad en horizontes de justicia, equidad social y económica, la política será el instrumento que genere la lucha por los derechos de libertad que nuestros antepasados nos han heredado.

Dentro de esta formación política se han propuesto 4 ejes fundamentales.

  1. La historia de la CIOAC-JDLD y documentos básicos, así como programa de lucha
  2. El rescate y actualización e incorporación de nuevos temas económicos, sociales , políticos y culturales de la sociedad
  3. Explicación de los modelos económicos que operan en México y América Latina y la expansión europea.
  4. Los movimientos sociales en América Latina, a nivel nacional e internacional y nuevas alternativas y propuestas económicas, sociales, culturales y políticas de la sociedad civil.

Estos sólo como ejes articuladores con otras temáticas que se desprenden de los mismos. Encontraremos temáticas de problemas de la actualidad, del pasado histórico, ligados al agrarismo, a los ideales sociales de lucha y reivindicación de nuestros pueblos y comunidades.

 

La propuesta temática es la siguiente.

1.-Modos o sistemas de producción a través de la historia

2.-Desarrollo del capitalismo desde diferentes perspectivas

3.- Modelos de  desarrollo: con énfasis en el modelo actual (etapa del comercio internacional, libre mercado, el debate sobre el mercado interno, las propuestas del proteccionismo, análisis de coyuntura y proyectos alternativos.)

4.-Estado

5.-Democracia

6.-Sistema de partidos

7.-Procesos electorales

8.-Sistema político

9.-Movimientos de jóvenes, mujeres, de género, de jornaleros, Movimientos indígenas.

10.- Movimientos en América Latina y procesos políticos; la lucha por la reformulación del Estado y la independencia, luchas anticolonialistas etc.

11.-Diversidad, Migración, Utopía

12.- Colonialismo interno